¡Estamos a tiempo!

Jahreswechsel 2016-2017

Cómo pasa el ídem, ¿verdad? Parece que fue ayer cuando pensaba, en plena adolescencia, lo lejos que quedaba el 2000, lo viejo que sería entonces —porque cumpliría 30 tacos— y la vida totalmente enfocada que tendría.

Y aquí estamos, a las puertas de abandonar el 2016 para adentrarnos en un nuevo año impar que, social y económicamente, no necesitará demasiado para ser mejor que el último.

Eso sí, el 2016 va a ser más largo que la mayoría. En concreto, un segundo más. Como si el populismo —por cierto, recién elegida palabra del año por Fundeu—, la corrupción, la demagogia, las crisis de valores y bolsillos, el sinsentido y los desvaríos que han caracterizado este año se resistieran a dejarnos con la normalidad y la elegancia debidas.

¿Por qué un segundo más? Porque es necesario compensar los pequeños cambios que se producen en la rotación de la Tierra, para lo cual resulta imprescindible retrasar periódicamente nuestros relojes atómicos con el fin de evitar males mayores, como podría ser perder un día completo dentro de unos cientos de años.

Pero no quiero desviarme. Toca comernos esas uvas —mejor sin pepitas, para evitar un cambio de año accidentado— de la, presuntamente, suerte; brindar con cava aragonés y lucir alguna prenda roja. Despertarnos con acidez en Año Nuevo —el día más corto del año, por lo que nos cuesta levantarnos— y repetir ese ritual de buenos propósitos que, en su mayoría, dejaremos aparcados antes de comernos el roscón de San Valero.

Con todo, avanzar años es, para todos, una excelente noticia. Significa, sobre todo, que continuamos vivos. Y, por ello, que sigue estando en nuestras manos modificar el destino, aprovechar cada segundo y vivir intensamente todos los momentos. Siempre lo digo: hoy es el primero del resto de mis días. Y cada uno de enero este mensaje adquiere un valor, simbólico y emocional, mucho más profundo y significativo.

El futuro nos aguarda. El presente es el puente que nos lleva hacia él. No hay que echar balones fuera: la vida es para vivirla, todo lo plenamente que podamos, día a día.

New Year's Eve 2017

Por eso te deseo un fin de año formidable; pero, sobre todo, mucha voluntad, energía, sentimiento y entusiasmo para siempre.

Feliz 2017… y todo lo que nos queda por delante.

 

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad y opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s