Jurado en el premio literario de Grisén

Mnogo informacji

El pasado sábado 19 de noviembre participé en uno de esos eventos literarios entrañables que ofrece nuestra geografía aragonesa. Por lo general, son impulsos culturales organizados y sostenidos, con esfuerzo, por gentes de bien con mucho ánimo, ganas de hacer cosas y un altruismo incontestable. Ser presidente del jurado del Certamen de Narrativa El Trallo, organizado en Grisén, me ha permitido disfrutar de una experiencia extraordinaria, en compañía de personas excelentes.

El escritor José Antonio Prades, con su obra Silvana, la puta, fue el ganador de este certamen, cuya entrega de premios tuvo lugar tras la tradicional comida de hermandad con la que culminan las fiestas mayores de Grisén en honor a San Martín de Tours.

Mi mayor recuerdo como integrante de un jurado literario se remonta a 2004, cuando formé parte del comité decisor reunido para el Concurso de Relatos Cortos Ciudad de Zaragoza, tras haber sido premiado con el primer accésit —siendo el ganador nicaragüense— en la edición anterior. Allí aprendí mucho sobre esta realidad. En primer lugar, que la calidad es innegable entre los finalistas por lo que —con excepción de los concursos que están preadjudicados por intereses mercantiles— ningún galardonado lo es injustamente. En segundo, que la elección final entre los tres, los cuatro o los cinco finalmente seleccionados es una cuestión discrecional, determinada muchas veces por matices un tanto incontrolables. En mi caso, por ejemplo, el voto de uno de los miembros del jurado inclinó la balanza entre tres relatos de estilo totalmente distintos, todos ellos excelentes, que se repartieron el premio principal y los dos accésit de un modo concreto. Seguramente, si ese jurado hubiese estado integrado por otros miembros distintos, el orden del podio hubiera sido diferente.

15171303_10210110436576501_5366920514754028086_nSer consciente de ello ayuda a desdramatizar. Ganar un concurso literario es dificilísimo y, por eso mismo, enormemente meritorio. Si bien es cierto que a día de hoy apenas participo en ellos,  sé que estos certámenes son muy necesarios, valiosísimos, sobre todo, para alentar y estimular a todos esos escritores que amamos este oficio, esta afición, este arte. Muchos autores noveles encuentran en ellos una puerta de entrada al sector editorial.  Otros, el reconocimiento, el aplauso y la ilusión que se merece su esfuerzo.

15032156_10210110435816482_1510653011011051846_nGracias de corazón, en consecuencia, a Mercedes Lechón, a Miriam Fajardo, a Octavio Gaspar (el alcalde) y a todos los integrantes del área de Cultura y Juventud del ayuntamiento de Grisén, así como a los miembros de su Club de Lectura, gracias al cual pude conocerlos y compartir con ellos mis novelas. Soy afortunado: cuento con un gran cantera de lectores allí. Y, por supuestísimo, mi más sincera enhorabuena a José Antonio Prades, el ganador del concurso, cuya obra mereció, de forma incontestable, este reconocimiento.

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Cosas de Míchel y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s