En la Nave del Misterio

ok_img_7702

Como sabéis los que seguís mis escritos, me atraen enormemente los misterios, las incógnitas, lo insondable, coquetear con lo desconocido y adentrarme en esos enigmas que a todos nos rodean. Ayer fui con mi mujer y mi hijo Diego a la exposición la Nave del Misterio, auspiciada por el popular programa de televisión Cuarto Milenio, dirigido por el gran comunicador —e investigador— Iker Jiménez.

Así, acudimos al Palacio de Congresos de Zaragoza e iniciamos un intenso viaje a las profundidades del género humano. Exploramos con asombro un universo de monstruos —humanos o no—, apariciones, extraterrestres, arquetipos del horror, psicópatas, sucesos criminales, inventos increíbles y recreaciones sobrecogedoras que conforman esta exposición verdaderamente interesante, impactante y atractiva, capaz de reunir algunos de los hitos de lo inexplicable, lo aterrador y lo críptico más sorprendentes de la historia humana.

ok_-img_7649Más allá de fotografiarme con Nosferatu, el Yeti o algún que otro muñeco diabólico, escudriñar escenas de crímenes perfectos, sumergirme en la recreación de la famosa habitación de las Caras de Bélmez o admirar a vista de pájaro el Pueblo Viejo de Belchite, entre otras muchas curiosidades sorprendentes, la visita resulta recomendable porque es capaz de enfrentarnos a nuestros miedos e interrogantes ancestrales. La penumbra, las sombras, las incógnitas, incluso el ultramundo (entendido como el más allá), están ahí presentes, a nuestro alrededor, con independencia de que decidamos mirarlos de frente o prefiramos agachar nuestra cabeza cada vez que se presentan. Pero, al sabio , le encantan los misterios. E intenta desvelarlos.

ok_img_7655En mis novelas y relatos, como sabéis muchos de vosotros, los enigmas, la oscuridad y lo recóndito adquieren un permanente protagonismo. Más todavía, si cabe, en la que ahora mismo estoy en pleno proceso de escritura: mi novela menos negra de todas mis novelas negras y, a la vez, la más inquietante. En ella se reflejan algunas de las vivencias y experiencias —llamémoslas inexplicables, en lugar de esotéricas— con las que mi mujer y yo nos hemos encontrado. No os asustéis, no hemos sido poseídos por ningún diablo danzante ni visitados por ningún espíritu maldito. Al menos, eso creo. Pero, bueno, algunas cuantas cosas hay que compartiré con vosotros algún día, posiblemente tras la publicación de esa próxima novela.

ok_img_7680Lo cierto es que os animo a abrir los ojos —sin parpadear, para no perdernos nada—, a soñar, a estudiar nuestras pesadillas, a investigar lo que somos y lo que no somos, a profundizar en nuestro espíritu y a perseguir la verdad, por sorprendente e inalcanzable que parezca.

Durante hora y media nos sumergimos en esa nave del misterio que invita a la reflexión, la percepción y el sentimiento, mientras potencia la intensidad, el asombro, la intriga. Fue una tarde original, evocadora y muy interesante. Una joya documental impulsada por la gente de Cuarto Milenio.

Y no enfatizaré la maldad que se me ocurre: no, lo más aterrador de esta exposición no fueron los catorce euros y pico que cuesta cada entrada. Aunque un poco de susto sí me dieron.

ok_img_7658

 

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Cosas de Míchel y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s