Como títere sin cabeza

Marioneta colgada. Escaparate de marionetas. Payaso de juguete.

Ay, los artistas. Ay, los políticos. Ay, la libertad de expresión. Parece inverosímil que un escritor como yo enarbole su bolígrafo para opinar en este asunto en contra de muchos de sus coincidentes culturales, pero mi compromiso con la libertad de expresión no es infinito: existen límites que los autores conocemos y debemos respetar, y aunque en la teoría todos podemos crear sobre lo que nos viene en gana, en la práctica los criterios de oportunidad, decencia y respeto a los demás deben primar, sobre todo en cuestiones relativas al público infantil.

Me llama la atención, sin ir más lejos, que las mismas personas que hace tan solo unos meses alzaban la voz en contra del cigarrillo encendido de la nueva cabezuda de Zaragoza—La Cigarrera, para más inri—, se rompan ahora la camisa, la voz y las entrañas defendiendo la obra cachiporrera —que no casi-porrera— de estos artistas que ven en la violación de monjas, el ahorcamiento de jueces y el jaleo de Al Qaeda y ETA un argumento festivo procedente.

celiamayer-concejalcultura-efe“¡Que no es un espectáculo para niños!”, aseguran muchos de sus defensores. Lo cual significa, evidentemente, que la responsable de cultura del Ayuntamiento de Madrid metió la patita hasta el fondo y que, en consecuencia, es tan responsable del fregado como los titiriteros. No puede seguir en su puesto ni un solo día más, no vaya a ser que se le ocurra programar una exhibición de zumba activa para residentes de la tercera edad o unos juegos del hambre para la juventud. Pero, en este sentido, los artistas de Títeres desde Abajo —así se llama el grupo que motivó el escándalo— tampoco son del todo inocentes. Ahora estoy preparando mi libro cabezudo del año que viene, y no se me ocurre incluir en él mensajes, lemas o aleccionamientos inapropiados, ofensivos, partidistas (ni siquiera en El Torero, centrado en un tema tan complicado como la tauromaquia). Y, desde luego, en ningún momento accedería a editar como libro cabezudo una de las historias para adultos que ya tengo escritas, por mucho que el editor me lo pidiera. Sin embargo, bueno, acepto la moción y descargo de una cierta responsabilidad, en este punto, a los titiriteros. La principal culpable técnica y política es Celia Mayer, la concejala de cultura de Madrid quien, por otra parte, asegura sonriente que “no he pensado en dimitir”. Espero que sus superiores si estén considerando su cese, porque cabe añadir que no es el único estropicio de este personaje que consintió que los Reyes Magos de Oriente de la cabalgata madrileña parecieran sacados de un catálogo cubre del peor aprendiz de Agatha Ruiz de la Prada, o que el Plan de Memoria Histórica para la retirada de nombres de calles madrileñas haya incorporado inconcebibles errores. La nueva política, en mi opinión, debe ser responsable y coherente. Quien falla, falla y vuelve a fallar, debe dejar su sitio a otro. Así ocurre en las empresas privadas. En las pymes. Y los mecanismos de la gestión pública no deberían ser distintos.

Captura de pantalla 2016-02-12 a las 12.37.37En la página web de Títeres desde Abajo sus responsables manifiestan que “contamos historias que creemos que son necesarias” y se afirman “muy satisfechos tras las semanas intensas de trabajo” que han concluido con este nuevo espectáculo: La Bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín (y, de repente, me pregunto: con este título, ¿ningún técnico de cultura madrileño se cuestionó si se trataba de un espectáculo acertado para niños? ¿Ni siquiera al verlo anunciado en la web o en algún folleto publicitario?).

untitledLa apología del terrorismo son palabras mayores. Y vale que en las artes escénicas, como en la literatura, cualquier tema es susceptible de ser abordado. Lo dice un escritor cuyo último libro trata sobre ETA y en el que uno de sus protagonistas principales es un terrorista etarra no arrepentido. Pero hay que ser muy cuidadoso, sensible e incluso, si me apuran, un pelín prudente en estas lides. Sobre todo cuando el mensaje adquiere tintes aleccionadores y transmite contenidos partidistas que faltan al respeto de las personas afectadas, levantando ampollas y reactivando ausencias y dolores.

No es el mal gusto, la insensibilidad y el cutrerío lo que ha llevado a estos artistas a chirona. Es la proyección de una serie de mensajes impropios, antidemocráticos y alienantes que, ni para los adultos ni para los chavales, son inofensivos.

La justicia ha actuado con una rapidez inusitada. Los autores han sido encarcelados de inmediato, lo cual, por inusual, me causó sorpresa. De lo que no me cabe duda, en un país democrático como el nuestro, es que ambos tendrán un juicio justo y serán absueltos o condenados de acuerdo a derecho. Por fortuna, no es el juez ahorcado en su espectáculo quien tiene que juzgarlos.

Ahora, eso sí, ojalá la justicia actúe con la misma celeridad y eficiencia con todos los delitos, muy en especial con los asuntos de la corrupción y el crimen organizado en nuestro país.

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad y opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s