Las voces de la noche

macho

Siento curiosidad ante la muerte: la ajena, no la propia. Desde que el game over parpadea sobre el monitor, las paredes de esta habitación han comenzado a encogerse, acosándome de nuevo en un sordo lamento del infierno. Cuando despierten, esas malditas voces volverán a aullarme. Duermen mis padres, como siempre, ajenos al destino. A veces cae la noche sobre mí y ellos nunca están delante; tal vez sea así mejor, siempre me aturden con sus reproches ingenuos, lejanos como el viento.

Apenas quedan horas para la hecatombe. Iré al instituto deprimente, cruzaré la puerta, contemplaré los rostros deprimentes… y aniquilaré la peste a muermo en los pasillos aprendices de vacío. Mañana será un día distinto, llevaré la pipa. Retumbarán sus ecos, qué ganas tengo, las órdenes agitan mi cabeza, ya veo sus caras: sorpresa, desconcierto, desesperación… ¡has muerto!

La única democracia justa es el azar. Pienso repartir las cartas con el dedo apoyado en el gatillo. Ejecutaré la muerte, la sortearé sin atender al miedo, los recelos, las súplicas, el llanto. Los lamentos. Quiero esparcir el estertor inconcluso de la muerte. Alcanzar la gloria del verdugo. El poder. La adrenalina. Alguien me dijo que debía tomar la iniciativa: lo voy a hacer, seré el protagonista.

*       *       *

No creía que una noche pudiera ser tan larga, y eso que trasnocho cada día. Me engancho a videojuegos, Internet, la tele, este diario o el foco que cuelga desde el techo. En el silencio de la madrugada, a veces me imagino disparándole a mis padres. Sería fácil, pero no, no voy a hacerlo. Me serán de utilidad cuando esto acabe. Cuando la sangre fresca y, tras los titulares, el silencio, dejen paso a la condena, podré contar con ellos, es decir, con su dinero. En el correccional tal vez sienta rencor, orgullo o indolencia, pero al verlos podré canjear mi desesperación por unos buenos euros.

Suena el despertador. Llegó la hora. Voy a tomar un Cola Cao antes de irme.

Y esas malditas voces que no cesan.

 

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Otros relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s