Una época en mi vida

loneliness


Hubo una época en mi vida, no hace demasiado tiempo, durante la cual soñaba con un mundo perfecto. Desde mi rebeldía juvenil estaba convencido de poder contribuir, decisivamente, al cambio radical que debía producirse. En esta época el mundo de los adultos me resultaba incomprensible y lejano, opuesto al mío. Un mundo de injusticias, abusos y complicaciones innecesarias que debía ser modificado.

Recibía los consejos y advertencias de los adultos con lógico recelo: ellos eran parte interesada, y culpable, de todo cuanto a mí me disgustaba. Los jóvenes, y yo entre ellos, constituíamos la única esperanza, el futuro más prometedor, aunque casi nunca quisieran, todavía, escucharnos.

Nuestros sueños e ilusiones juveniles nos daban alas, y nuestros problemas cotidianos —algunos en exceso intrascendentes, ahora lo sé— nos absorbían. Todos eran fruto de la ignorancia, de la incompetencia de nuestros adultos. De ese mundo adulto que, algún día, nosotros heredaríamos. Y entonces se produciría el cambio.

 

Pero mientras continúas pensando de este modo, tu biografía acelera; y un buen día, por sorpresa, lo descubres: ¡Ya eres adulto! Sin llegar a ser consciente del proceso, uno ha pasado a formar parte de ese mundo que tanto criticaba. Ha sido una transición graduada, sin grandes crisis, tras la cual uno empieza a decir las mismas cosas, o semejantes, que antes escuchaba con recelo. Y uno empieza a pensar como un adulto, y a experimentar sus problemas que, ahora sí, al sentirlos como propios, se comprenden realmente.

Y uno se da cuenta de que la vida no es siempre de color de rosa, sino del color de la lucha permanente. Con responsabilidades, logros y satisfacciones; pero también con obstáculos, fracasos y frustraciones. Y uno empieza a entender también muchas de las cosas que antes no podía concebir.

Es entonces cuando uno ve su pasado actualizado por multitud de “nuevos” jóvenes que enarbolan idénticos sueños e ilusiones a los que él enarboló. Y los ve tan próximos a como era, y tan lejanos a como ahora es, que experimenta notables muestras de nostalgia.

 

Hubo una época en mi vida en que soñaba con un mundo perfecto. Ahora estoy convencido de que ello es imposible. Con mayor serenidad, con más realismo, acepto las cosas como están. Ya no aspiro a impulsar enormes transformaciones, sé que queda lejos de mi alcance. Me conformo con alentar ligeras variaciones, pequeñas mejoras que proceden de ese espíritu rebelde y juvenil del que nunca llegaré a desprenderme por completo.

Porque, gracias a Dios, siempre tendré el referente, el recordatorio vivo, de las nuevas generaciones de jóvenes mostrándome tal cual fui.

Y, ahora, desde mi madurez, consciente como soy de que la vida es lucha permanente plagada de sinsabores —y a veces de alegrías—, soy capaz de valorarla mucho más. Porque la concibo como lo que es, un continuo proceso de autosuperación y servicio impulsado por pequeños detalles.

Porque, como asegura el proverbio de aquel país: “La gran muralla china comenzó con una piedra”.

Y a todos —a jóvenes y a adultos— nos quedan todavía muchas piedras por poner.

*   *   *

Escribí y publiqué este artículo en el periódico Noticias Jóvenes, cuando tenía poco más de veinte años. No he sido capaz de actualizar ni una sola línea.

 

 

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Actualidad y opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una época en mi vida

  1. Un texto genial, Míchel. Ahora que soy “mayor” comparto 100% los pensamientos que expresa y te felicito por haber sido capaz de anticiparlos con tan sólo 20 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s