Niña Blanca Santita

Captura de pantalla 2015-09-16 a las 12.44.28

—FLAQUITA, échame una mano, linda; Santísima Muerte de mi adoración, no me desampares de tu protección.

Daniela Lázaro Guillén encendió con celo otra vela blanca frente a la figura y depositó un puñado de pétalos de rosa junto a su adorada. Le susurraba natural y amablemente, creyéndose atendida, como si platicara con una buena amiga en un local de Garibaldi, la zona de mariachis colindante.Pedía por su novio, Oswaldo Flores Reinosa, también llamado Edgard Villaluz Macías, alias El Dandi, que como la mayoría de los moradores del distrito de Tepito utilizaba dos nombres, y un apodo, para despistar a la policía. Ambos vivían en la calle Jesús Carranza del ‘barrio bravo’, la más peligrosa del país y una de las peores de América Latina; además de cantera principal de reclusos para los penales mexicanos, según las estadísticas de la Dirección de Reclusorios del Distrito Federal. Como no podía ser de otra manera en aquel barrio, Daniela comerciaba con fayuca traída desde todo México y del extranjero. Vendía últimamente perfumería de marca, falsificada o robada. Ella, al menos, no causaba daño a nadie. No era como Miguelina, su rival y rastrera pretendienta de Oswaldo-Edgar, la cual adulteraba licores de marcas prestigiadas rellenándolas con alcohol industrial, dañino para la salud. Tenían sus puestos en el mercado de Granaditas, y su enfrentamiento se había acrecentado durante las últimas semanas porque rondaba a su novio con el descaro distintivo de las furcias.

—Por favor, Flaquita, cúbremelo bien de protección en estas noches y yo me beberé contigo un buen tequila todas las semanas. Somos amigas, no nos fallaremos —apostilló guiñando un ojo, pizpireta, a la siniestra figura: un esqueleto envuelto por un manto blanco que sostenía una guadaña y la miraba, inquietante, desde los huecos negros que conformaban sus ojos.

—La muerte es justa y pareja para todos, pues todos moriremos —medió entonces el responsable del templo, un tipo zascandil al que llamaban El Mostachos por su poblado bigote. Se dirigía a un grupo de cinco o diez personas recién iniciadas en el culto a la Santísima Muerte—. Nuestra Chiquita tiene un trabajo penoso, por eso espera de nosotros la amistad, la alegría y el cariño que le profesamos. Ella os escuchará siempre, y media con frecuencia por cuantos la quieren. Presentad vuestras plegarias, ofrecedle cosas, hacedle compañía, y os premiará con sus cuidados. La Niña Blanca Santita recibe su poder de Dios, es nuestro ángel protector.

Daniela sonrió a la imagen de la Muerte y se retiró, servil, para que los recién llegados pudieran admirar el altarcito. Antes de salir, se arrodilló en un rincón, cerró los ojos y rezó también a la Virgen de Guadalupe, de la cual era devota. Estaba muy preocupada por Oswaldo. Tenía un trabajo peligroso. Narcotraficaba. Y era un clamor en el barrio que un tal Morales Domínguez, salido hace unos días de la cárcel, lo había amenazado.

—Son cosas del oficio, mamacita linda —le habló con apostura de galán mientras bailaban, apretados, un narcocorrido en Garibaldi, como tantas otras veces. Pero esa vez Daniela vio en su rostro un poso de temor. Fue un parpadeo sutil, imperceptible para quien no lo conociera, que la hizo tener miedo.

Al cabo de dos días, después de hablar con la Santísima Muerte, se sintió reconfortada.

*          *          *

Colección Enseres Personales, El Atrapamundos. Mayo 2010

 

 

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Otros relatos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s