Un regalo diez

Ilustrísimos

El Amigo Invisible andaba como loco buscando un regalo especial para uno de sus destinatarios desconocidos.

—Quiero algo original, divertido y formativo —le dijo a su comprensiva madre, quien lo miraba en silencio—. Que permita aprender cosas disfrutando. Que haga disfrutar a grandes y pequeños, y tenga ese no sé qué de los regalos geniales.

—¿Te gustaría sorprender con él a quien lo reciba? —le animó ella a continuar.

—Sí, desde luego. Pero no sólo eso. Quiero que el regalo le resulte tan valioso que lo tenga presente durante todo el año. Que lo disfrute a menudo y acuda a él en busca de buen rollo…

—Tiene que ser, pues, algo cercano y exclusivo al mismo tiempo.

—Sí, eso es. Y como estamos aquí, me gustaría que hiciera referencia a las raíces, a lo aragonés, a lo más nuestro.

—¿Y cuánto quieres gastarte?

—Bueno, no demasiado. Se trata de un detalle, ya sabes como soy: lo importante es conseguir una sonrisa en el destinatario, no apabullarlo con un gasto excesivo.

Su madre se tocó la arrugada barbilla lentamente, con la mirada celeste proyectada hacia el paisaje natural que traslucía la ventana.

—Siempre se te ocurren las mejores ideas, mamá —le dijo el Amigo Invisible, zalamero, aproximándose hasta ella—. ¿Cuál es ese regalo especial para estas fiestas?

—Creo saber lo que necesitas. Buscas algo divertido, sorprendente, educativo, económico, aragonés y creativo. Que se disfrute al recibirlo y que, durante el resto del año, produzca una sonrisa… —La anciana se aproximó hacia la estantería, abrió el cajón de arriba, sacó un objeto y se lo tendió a su hijo mientras regresaba—. Aquí lo tienes.

—¡Ilustrísimos de aquí! ¡Qué buena idea! —Amigo Invisible sonrió por vez primera durante toda la charla—. El libro de los personajes aragoneses más significativos de la historia, el arte, la ciencia, la religión, la cultura y el deporte.

—Escrito por Míchel Suñén e ilustrado por Ignacio Ochoa. Con dibujos espectaculares de la gente más ilustre de Aragón, y sus biografías narradas de manera divertida y rigurosa. ¡Lo lees y lo relees y no te cansas de mirarlo!

—¡A los niños les encantará!

—Y a sus padres y abuelos también. Porque es un libro familiar maravilloso, de esos que animan la conversación y favorecen el intercambio generacional. Sus dibujos son graciosísimos, y te mondas con algunas de las anécdotas infantiles de los protagonistas.

—¡Decidido! Voy a regalar Ilustrísimos de aquí, de Editorial Nalvay, a todos mis destinatarios. ¡Es un acierto seguro! Muchísimas gracias, mamá.

Ella, por respuesta, le dio un beso.

—¡Cómo voy a presumir de regalo con todos mis colegas!

—Sé prudente, hijo mío, no les digas nada.

—¿Por qué, mamá?

—Porque han sido precisamente ellos, los Reyes Magos, quienes me han traído el libro.

Y, tras compartir una franca carcajada, ambos se quedaron hojeando el libro ilustrado que tenían entre manos.

_____________________________

[Relato escrito y publicado para la revista IDN. Diciembre 2013]

 

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Otros relatos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s