Charlando con niños

IMG_3442

Interactuar con niños es una prueba de fuego para cualquier comunicador. Se mueven por impulsos, son incapaces de mantener conscientemente su atención más de unos minutos seguidos y requieren una permanente sucesión de estímulos novedosos para reactivar constantemente su interés. 

Durante la promoción de nuestra colección de libros Los cabezudos. La historia jamás contada, Ignacio Ochoa y yo estamos cursando un auténtico máster en oratoria infantil: colegios, centros culturales, librerías e incluso entornos deportivos como el Real Zaragoza Club de Tenis —cuya imagen del pasado domingo 23 de noviembre ilustra este post— nos organizan encuentros con los más pequeños, los cuales pueden incluir la lectura de uno de los cuentos, una exhibición-explicación sobre cómo dibujar un cabezudo, canciones corales sobre la comparsa, una charla explicativa del proceso creativo —desde la concepción a su llegada a las librerías— de nuestros libros y el reparto de láminas con cabezudos para colorear.

Las edades y los entornos marcan, en cada grupo, el enfoque de la charla. Es fundamental, siempre que sea posible, organizar a los pequeños por edades, ya que sus gustos y características atencionales son muy diferentes. El entorno, además, les influye mucho: en las aulas de sus coles, rodeados por sus profesores, se muestran por lo general receptivos y tranquilos; en los pabellones deportivos o los lugares de recreo, mucho más activos e indomables, con ganas de colorear y colorear a sus cabezudos favoritos.

Supone, desde luego, una auténtica experiencia comunicacional para nosotros. Ser padre de tres hijos —como es mi caso— ayuda en una mínima parte; si bien es cierto que cada vez valoro más el esfuerzo  que tantos buenos profesores hacen a diario para formar a nuestros ciudadanos más pequeños. Es titánico el trabajo que conlleva.

También es cierto que, al estar con ellos, los chiquitines nos insuflan su ilusión, su inocencia y su alegría, lo que se convierte en un auténtico estímulo para seguir teniéndolos en cuenta en nuestras creaciones y trabajos.

Es divertido estar con ellos. Y, todavía más, crear para ellos.

Sus sonrisas son la mejor recompensa.

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Cosas de Míchel y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s