Pinceladas negras

Tertulia de novela negra en la I Feria del Libro de Tarazona, Míchel Suñén, Esteban Navarro, David Lozano y Raúl Tristán

He pasado algunos días reflexionando sobre la tertulia Vuelve la novela negra, que tuvo lugar en Tarazona el pasado domingo, antes de escribir este comentario. Ante una treintena de personas, con presencia de los escritores José Luis Corral y Manolo Forega en representación de la Asociación Aragonesa de Escritores, y convertido en acto previo a la entrega de premios y la clausura oficial de la Feria, este encuentro entre creadores intrigantes aragoneses ha sido para mí una experiencia muy satisfactoria.

Aprendí muchísimo compartiendo mesa y reflexiones con dos pesos pesados del panorama negro nacional: Esteban Navarro y David Lozano. El también escritor Raúl Tristán, en su función moderadora, supo incentivar el intercambio dialéctico y plantear áreas de conversación muy sugerentes. Es Esteban Navarro un autor revelación afincado en Huesca que, tras publicar en Amazon su primera novela, ha conseguido un éxito meteórico, gracias al cual se ha consolidado como referente de las letras negras españolas y ha ganado el Premio Nadal. Fiel a su realidad profesional —es policía nacional— defendió, entre otras muchas ideas, la importancia del realismo en este género frente a la proliferación de historias inverosímiles que mantienen al lector pegado al libro con hechos imposibles en la realidad. Desde luego, trabaja con ventaja. Su experiencia policial le permite asumir la creación desde dentro, con un conocimiento profesional incuestionable y acceso directo a las fuentes documentales primarias. En consecuencia, sus libros destilan rigor, coherencia y certeza policiales.

David Lozano tampoco necesita presentación. Extraordinario autor de libros juveniles de misterio e intriga, ganador del Premio Gran Angular en 2006, mantiene una legión de seguidores en nuestro país y, cada vez más, en América Latina. Destacó en la tertulia la importancia del entretenimiento en la novela negra, la necesidad de documentarse concienzudamente en cada obra —confesó que, con este fin, había llegado a estar presente en una autopsia— y de incorporar la sorpresa, la verosimilitud y el ritmo en este tipo de libros. Lo hizo con gracia, talento y experiencia, mostrándose directo y muy certero.

Junto a ellos expresé mis creencias sobre el género, compartiendo en líneas generales la visión de estos maestros aragoneses y aportando mi convicción de que, de alguna forma, el escritor de género negro es un cronista de la realidad, la cual sazona con imaginación, inteligencia y enganche narrativo, consiguiendo que sus lectores pasen un rato inspirador y muy intenso entre esa sucesión de interrogantes que, inevitablemente, debe arrastrarlos hacia el desenlace, al tiempo que miran de frente la realidad social, y oscura, que les rodea.

El resultado fue un revelador intercambio de experiencias e ideas sobre un género que está viviendo su punto álgido. Y que, en Aragón, goza de un extraordinario momento lector y creativo.

¿Mi consejo? Animaos a consumir novela negra de cuna aragonesa.

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Libros y literatura y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s