Comunicando

concepto de tecnologia

Parafraseando la mítica canción ochentera de Alaska, “Bailando”, podría decirse que “Me paso el día comunicando, y los vecinos mientras tanto, no paran de molestar”. Y es que soy un profesional de la comunicación en varias facetas: la publicidad, la creación literaria y la oratoria, sobre todo.

En realidad, el proceso base de cualquier tipo de comunicación es idéntico en sus fases iniciales: estudios previos (promotor, público, tema y situación), dominio de los contenidos, concreción de la finalidad y la idea central, maduración del proyecto y —a partir de aquí comienzan las diferencias— adaptación al medio. Pero me estoy dando cuenta, cada vez más, de que las nuevas tecnologías están incrementando en el día a día cotidiano mis exigencias de comunicación. Siempre hemos conversado con la familia, los amigos, los clientes, los vecinos y la sociedad en su conjunto, pero ya no basta con ello. Ahora también me relaciono con ellos por escrito a través del e-mail, wasapeando y mediante los SMS. Y no sólo eso: cuelgo mensajes en mi muro del Facebook y actualizo en Linkedin mi perfil profesional. De momento no me he decidido a abrirme cuenta en Twitter, pero la exigencia de emitir y recibir mensajes y contenidos está creciéndome exponencialmente. Además, tengo mi web de empresa y mi web personal, y actualizo periódicamente este blog que estás leyendo.

No he realizado el cálculo preciso pero, probablemente… ¡paso tanto tiempo al día comunicando como durmiendo! Esto es bueno y malo al mismo tiempo. Bueno, porque la comunicación estrecha vínculos, crea relaciones y mejora a las personas. Malo, porque la comunicación puede quedar convertida en una mera rutina, un proceso desnaturalizado y autoimpuesto. Una especie de tic irreflexivo, de emisión incontrolada de mensajes. En realidad, comunicar es, sencillamente, poner lo propio en común. Necesitamos para ello, antes que nada, la materia prima: ideas y vivencias propias. Y, dado que ahora tenemos muchísimos más medios que antes para compartirlas, ojalá ello no suponga una disminución de esas ideas ni un menor carácter “propio” de las mismas.

Anuncios

Acerca de michelsunenmontorio

Escritor, publicista y profesor de oratoria.
Esta entrada fue publicada en Cosas de Míchel y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Comunicando

  1. Rafa dijo:

    Es reconocido, que la mejor manera que existe para crecer como ser humano, es rodearse de personas que sepan expresar esas materias primas que mencionas mejor que uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s